Los inversores europeos mantienen la fe en las transacciones de oficinas

Los inversores se aferraron a la ruta de las transacciones a plazo para adquirir propiedades de oficinas europeas en el segundo trimestre de 2020, lo que indica que la demanda de los inversores por este tipo de activos sigue viva a pesar de las preocupaciones sobre las futuras necesidades de espacio corporativo, según el último informe de Real Capital Analytics.

Los compromisos a plazo saltaron a una proporción récord del volumen de transacciones de oficinas europeas, y el salto en la cuota refleja la resistencia de estas transacciones y la caída del mercado de oficinas en general.

Las compras de propiedades aún en desarrollo ascendieron a poco más de 3.300 millones de euros en el segundo trimestre, frente a los 3.000 millones de euros de hace un año, y representaron el 22% de las ventas totales de activos de oficinas.

Las transacciones de acciones en pie, mientras tanto, disminuyeron un 55% con respecto al año anterior.

Tom Leahy, director senior de EMEA Analytics en RCA, dijo: «Las transacciones a plazo han sido tradicionalmente atractivas para los inversores institucionales como medio para adquirir oficinas de buena calidad, especialmente en mercados donde el flujo de edificios existentes en el mercado se ha restringido, la competencia por los activos es fuerte, y los precios han aumentado. Los nuevos edificios a menudo incorporan la última tecnología y cumplen mejor con las normas ambientales. Además, debido a la complejidad adicional de estos acuerdos, ya sea en forma de financiación a plazo (financiación del desarrollo) o de una compra a plazo, la competencia puede ser menor».

Leahy añadió: «París fue el mercado más activo para los compromisos a plazo en la primera mitad de 2020 y la tendencia también fue evidente en julio. La Francaise completó la compra de 150 millones de euros de un edificio de oficinas en Malakoff, justo al sur de París, en nombre de un consorcio de inversores».

El edificio de 22.000 m2 se completará en 2021 y se alquilará a la empresa aeroespacial Safran en un contrato de arrendamiento de nueve años.

Otro acuerdo notable, esta vez en Bélgica, fue la adquisición por parte de Deka de la oficina de la Torre de Plata en Bruselas. El edificio se compró por 200 millones de euros con un rendimiento del 3,3%, que está por debajo del rendimiento principal actual de las oficinas en la ciudad. El activo se arrienda a largo plazo al Servicio Público Regional de Bruselas (SPRB), lo que pone el trato en el extremo seguro del espectro de riesgos.

Noticias Inmobiliarias