El Big data e inteligencia empresarial en el sector inmobiliario

Una de las principales ventajas y usos de las tecnologías de la información y la comunicación para cualquier negocio es su capacidad de generación, recogida, y procesamiento de datos, es lo que se conoce como Big Data. Como consecuencia de esta capacidad, se ha potenciado la importancia del uso de datos en la toma de decisiones.

La relevancia de estos datos estriba en la información que se obtiene de ellos y cómo se puede aplicar para hacer crecer el negocio. Esto es lo que se conoce como inteligencia empresarial, inteligencia de negocios o BI (del inglés business intelligence) que no es otra cosa que toda aquella información estratégica y analítica que una empresa analiza, predice y monitorea para facilitar la toma de decisiones.

En el sector inmobiliario estaríamos hablando, por ejemplo, de utilizar modelos predictivos para la identificación de oportunidades de negocio con la localización e identificación de las viviendas y los propietarios que estarían en disposición de vender, para así adelantarse a la competencia.

También sería interesante para analizar la demanda de un determinado tipo de vivienda y construir un proyecto sabiendo que la venta será todo un éxito para el mercado a estudio.

Otra aplicación del Big Data es la posibilidad de elaborar informes de valoración de inmuebles en función de factores como cercanía de colegios, zonas verdes, comercios y otros servicios. De esta manera, podrás comparar las distintas propiedades y deducir la que mejor se ajusta al perfil de tu cliente.

Imagina los efectos que la disponibilidad de este tipo de información tendría en la gestión del viaje del comprador y la optimización de dicho proceso de venta.

La cultura innovadora en tu negocio

Es muy importante entender que, en el contexto de la cuarta Revolución Industrial, impulsar la cultura innovadora en tu negocio es vital para la creación y mejora de tus productos y servicios a través del uso de las nuevas tecnologías.

La realidad aumentada, realidad virtual, realidad mixta, el internet de las cosas, los sensores, la impresión 3D, el uso de drones o la fotografía 360º, son solo algunas de las posibilidades tecnológicas a explorar para ofrecer al cliente interesado en una propiedad una experiencia de compra que te diferencie de la competencia.

Además de cambiar la forma de pensar de tu equipo, como parte del proceso de transformación digital, es importante implementar nuevas metodologías que faciliten la innovación en la creación y mejora de nuevos productos y servicios.

Metodologías como Design Thinking, lean startup y agile se imponen en un entorno digital que está en constante cambio, su aplicación es posible también en el negocio inmobiliario.

Como ves, el proceso de transformación digital alcanza todas las áreas de la empresa en el sector inmobiliario.

Bueno, no me quiero estender más, si te parece interesante el tema te remito a mi libro Marketing Inmobiliario en la Era Digital donde te cuento más al detalle este tema tan apasionante.