¿Ya conoces el Buyer Persona de tu negocio inmobiliario?

Un buyer persona es una representación semi ficticia de tu cliente ideal, elaborada a partir de datos reales y suposiciones bien fundamentadas sobre su información demográfica, sus comportamientos, motivaciones y objetivos.

¿Ya conoces a tu cliente? ¿sabes qué piensa? ¿cómo ha llegado a tu negocio?

Estos perfiles se crean a través de investigaciones, análisis y evaluando a tus clientes existentes.

Pueden ayudarte a entender como piensan tus compradores potenciales y a crear contenido adecuado interesante para ellos.

Te pongo un ejemplo, no es lo mismo un holandés jubilado que quiere comprar una villa de lujo en un campo de golf con vistas al mar en un residencial de lujo que un británico de mediana edad y clase media que quiere comprar un apartamento en un zona más urbana como podría ser la ciudad de Alicante o de Valencia.

Los buyer personas conectan y unifican todos los aspectos de la estrategia Inbound, marketing, ventas y soporte.

Su mayor ventaja es que logran que todos en tu empresa compartan la misma idea sobre tus diferentes clientes ideales.

Así, los profesionales del marketing saben cuáles son los mejores canales que pueden usar y qué contenido pueden crear para atraer más prospectos compatibles.

Las necesidades y los deseos del comprador holandés y del comprador británico pueden llegar a ser muy dispares.

Para el holandés podríamos promocionar las viviendas en revistas de golf holandesas mientras que el cliente británico habría que captarlo con otros medios.

Por otro lado, estos perfiles ayudan a los equipos de venta a hacer las preguntas correctas durante las presentaciones del producto y las visitas a las viviendas piloto.

Igualmente, en este  caso, los argumentos de venta a utilizar para el cliente holandés van a ser diferentes que para el cliente inglés.

También te permiten asegurarte de que tu producto se adapte a los clientes para ofrecerles el mejor soporte de posventa.

El cliente holandés necesitará servicios complementarios como jardinero, cuidado y mantenimiento de la vivienda en temporada baja mientras que el británico es posible que necesite financiación o algún tipo de facilidad de pago.

Por tanto, ya te puedes hacer una idea de que la experiencia de compra para el cliente holandés y para el cliente británico puede ser muy diferente.

Esto nos lleva al recorrido del comprador o como a mí me gusta llamarlo, el viaje del comprador de vivienda.

Si te ha gustado el artículo, te recomiendo ver los 8 vídeos que hemos preparado contándote los detalles de la metodología Inbound Marketing aplicada al negocio inmobiliario.